Día 2: Méknes

Por primera vez en mucho tiempo las sábanas se me pegan en un viaje. Sea por la costumbre de despertarme diariamente a las 5 de la mañana, o porque con sólo 5 horas de sueño tengo suficiente para estar al 100%. La cuestión es que hoy me he levantado a las 9 de la mañana cuando normalmente a las 6 ya estoy dando vueltas en la cama sin saber que hacer. Si no fuera porque tengo la necesidad de coger un tren bien pronto para ir a Méknes, me quedaría aquí tumbado toda la mañana.

Tras despejarme y poner el planing mentalmente en orden, salgo disparado de mi habitación a despedirme de la familia que me ha acogido durante esta noche. Al llegar al comedor me reciben con la mesa puesta, repleta de comida y bebidas de todo tipo. ¡Qué sorpresa! Al ponerme en contacto con ellos desde España decía claramente en las condiciones que el almuerzo no lo preparaban, así que a pesar de que voy con un poco de prisa, no me importa para nada quedarme una hora más almorzando tranquilamente y así poder explicarles lo que hice el día anterior.

A las 10 en punto cojo un petit taxi (los rojos) en las afueras de la Medina para que me lleve al Gare de Fes (Estación Central de Fez). Aquí compro un billete sólo de ida hacia Méknes por el módico precio de 20 Dirhams (2 euros). Todo está perfectamente indicado y al tener sólo dos vías, es imposible perderse o hacerse un lío.

DSC_0123

Gare de Fes

El trayecto dura poco más de media hora y tengo que destacar que los trenes son mucho más cómodos y limpios que nuestra “queridísima” RENFE. No me ha sorprendido porque ya me he echo una idea al leerlo en un montón de blogs diferentes.

DSC_0128

Al salir de Gare du Meknes me asaltan decenas de taxistas con todo tipo de excursiones dentro y fuera de la ciudad. Les digo que no me intersa y me subo en uno para que me lleve al hotel. A pesar de decirle que no, sigue durante un cuarto de hora más erre que erre con las excursiones. No se cansan nunca. Como aquí también estoy alojado en medio de la Medina, el taxi sólo puede llevarme hasta una de las entradas de la muralla.

Dicha entrada es Bab el-Berdaïne (puerta de los Albarderos), construida al norte de la muralla que rodea toda la medina, es el acceso más cercano al riad donde me alojaré esta noche.

DSC_0132

Bab el-Berdaïne

Al momento de recorrer la medina de Méknes, me doy cuenta de que es mucho más calmada que la medina de Fez, no así su ordenamiento urbanístico, que sigue siendo un laberinto medieval en toda regla. Desde casi cualquiera de las pequeñas calles flanqueadas de comercios y talleres, se puede observar la Gran Mezquita de Méknes. Es uno de los puntos que haré servir de referencia para orientarme en estos enjambres de calles. Aun así eso no me impide perderme una decena de veces antes de encontrar el riad…

DSC_0131

Para facilitar un poco la búsqueda de los riads en el interior de la medina, normalmente todos tienen sus respectivas placas con el nombre del riad y una breve indicación para donde dirigirse desde diferentes puntos de la medina, por lo que hay que estar pendiente de las fachadas de los edificios hasta encontrar la vuestra. Aun así no es sencillo encontrar ciertos riads.

DSC_0138

¡Así no hay quién se pierda! (ingenuo de mí)

Para esta noche he aprovechado un pequeño descuento en Booking para darme un pequeño capricho, una preciosa suite para mi sólo! Qué más puedo pedir por 15 euros la noche! El chico de recepción sabe castellano, por lo que me indica perfectamente bien para llegar a la plaza central de Méknes. Desde allí visitaré los diferentes puntos turísticos. Cómo no, me vuelvo a perder unas cuantas veces más antes de llegar a la plaza…

DSC_0292

La Place El-Hedime es un buen punto de partida desde el que explorar la medina y la ciudad imperial. Por un lado tenemos la puerta Bab Mansour el-Aleuj, de proporciones monumentales  y considerada la puerta más bella de Méknes.

DSC_0147

Puerta Bab Mansour el-Aleuj

Para mi gusto, es la puerta más bonita que he visto en Marruecos. Mide 16 metros de alto y está revestida por un mosaico de azulejos predominantemente verdes.

DSC_0150

Si cruzamos la pequeña puerta que hay debajo, llegamos al área que llaman “Cité Imperiale” donde se encuentran los atractivos turísticos más importantes de Méknes. Entre ellos los más importantes son;

  • Mausoleu de Mulay Ismaíl: Aquí se encuentra la tumba del sultán que marcó los orígenes del Marruecos actual.
  • Museo Dar jamai: Uno de los museos más interesantes de Marruecos (eso dicen las guías).
  • Koubbat as-Sufara: Gran cripta utilizada como almacén de comida. Se encuentra situada a la plaza de armas.
  • Heri es-Souani: Bajo este nombre se encuentran los establos reales de Mulay Ismaíl, con capacidad para 12.000 caballos.

Por desgracia no puedo mostrar fotos de estos magníficos lugares porque olvidé cargar la cámara la noche anterior… Así que en cuanto puedo busco un lugar donde comer y poder cargar la cámara. Elijo el restaurante Salma, muy cercano a la Prisión de kara, donde como maravillosamente bien, eso sí, por el precio (120 Dirhams) y los otros comensales me doy cuenta que es un restaurante orientado al turista.

DSC_0163

Restaurante Salma

De primero me pido un surtido de ensaladas, exquisitas y con mucho sabor a curry, y de segundo pruebo la famosa Pastilla, una especie de hojaldre relleno de carne y miel. Recomiendo mucho probarlo.

Desde aquí me dirijo a la Prisión de Kara, quizás el monumento menos visitado no sé porqué, pues merece mucho la pena visitarlo tanto por su atractivo histórico como por su precio, sólo 10 dirhams. Aquí es donde tenían encerrados a los prisioneros cristianos.

DSC_0164

Entrar en esta prisión produce una sensación difícil de describir, cuesta imaginarse como era la vida de los cristianos que tenían esclavizados en la época de los sultánes. La luz que entra por las claraboyas dan un aspecto mágico y a la vez tenebroso. La humedad que impera en el lugar muestra lo difícil de las condiciones que tenían que afrontar los prisioneros allí encadenados.

Aún con la piel de gallina por lo que acabo de ver, vuelvo a la Place el-Hedime (Plaza de las Ruinas), que une la medina con las kasba. Ésta se abrió sobre las ruinas de la kasba benimerín para disponer de espacio para los palacios, cisternas, jardines, establos, arsenales y fuertes con que tenía intención rodearse. Restaurada, la plaza está ahora rodeada de viviendas modernas que nada tienen que ver con su carácter histórico.

DSC_0144

Place el-Hedim

DSC_0152DSC_0155DSC_0187

Al norte de la plaza montan cada día un mercadillo, por lo que aprovecho para pasearme por él para hacer tiempo a que anochezca. Básicamente todos los mercadillos son más o menos parecidos, así que no os perdéis nada nuevo si ya habéis visitado alguno.

DSC_0196

Uno de los mejores sitios para contemplar el anochecer de Méknes es en la terraza del restaurante que está junto a la Plaza el-Hedime, desde allí uno puede disfrutar de un fabuloso té con menta y ver como poco a poco el Sol va descendiendo por el horizonte mientras a tus pies, la plaza cobra vida con sus múltiples puestecitos de comida y espectáculos. Nada que envidiar a la Plaza Jamma el Fna de Marrakech.

DSC_0224DSC_0250

DSC_0232

Recorro la plaza lentamente observando el ir y venir de la gente, mientras cantan y gritan alrededor de alguna función de payasos. Aquí puedes encontrarte de todo, desde domadores de serpientes, a vendedores de zumo de caña de azúcar, incluso hombres que te ofrecen una báscula para pesarte…

El punto más despreciable lo encuentro en un grupo donde hacen servir a unos monos para hacerse fotos con la gente, todo parece muy bonito y los monos muy sonrientes hasta que ves cómo les atizan con un látigo. La culpa de que aún sigan existiendo estas barbaridades la tienen tanto las personas que hacen este tipo de espectáculo, como los que se hacen la foto. Entiendo que mucha gente desconozca como tratan a estos animales, yo mismo me he echo fotos con ellos en un viaje anterior a Marruecos sin saber que para que un mono haga estas tonterías, sólo es a base de palos.

DSC_0204

De la nada montan auténticos restaurantes ambulantes donde se inflan a comer cuencos de garbanzos o bocadillos de huevo. La plaza entera se convierte en un restaurante ambulante donde poder probar infinidad de dulces, tés o cualquier cosa que se te pueda ocurrir.

DSC_0257DSC_0260DSC_0263

Cerca, a la izquierda de la plaza, hay un mercado cubierto. Que como la mayoría de mercados, se empieza a animar al caer el Sol. Este mercado esta compuesto mayormente por charcuterías y tiendas de dulces.

En los alrededores del mercado cubierto hay montado otro mercadillo, este más destinado a puestecitos de comida. Aquí es fácil encontrar bocadillos de carne de camello a un precio de risa (7 Dirhams).

DSC_0282

¡El mejor bocata de camello que he provado en mi vida!

Después de picar en todos y cada uno de los puestecitos por los que me cruzo, decido volver al riad para cambiarme de ropa y desde allí, ir a mi primer Hammam o también llamados baños turcos.

Media hora después empiezo a cansarme de perderme tantas veces ya por la medina. Cada vez que intento dar con mi riad, acabo recorriendo todas las calles en vano. Encima las calles son tan oscuras que es prácticamente imposible ver ninguna placa informativa. Pero esta vez la suerte me sonríe… En uno de mis múltiples intentos de preguntar algún local si saben donde está el riad, doy con un chico egipcio de mi edad el cual esta alojado en el mismo que yo. ¡Qué suerte! El chico me acompaña y me pregunta si me apetece tomar una cerveza más tarde, le digo que sí y quedamos dentro de un par de horas en la puerta de mi suite. Mientras tanto me da tiempo a descansar y ducharme. Lo del baño turco lo dejaré para otra ocasión…

Hadmed, así se llama, es puntual a las 8. Dice que conoce un lugar llamado Le Pub donde hay mucho ambiente y muchas chicas… Ya veo a lo que va xD. Por el camino nos conocemos y practico mi pésimo inglés hablándole de cosas de mi país y él del suyo.

Le Pub, uno de los sitios más de moda de Méknes. Situado en la Avenida Allal Ben Abdellah (Ville Nouvelle), este animado pub tiene dos pisos, y en él tocan música árabe en directo mientras los marroquíes fuman, beben y bailan en uno de los pocos sitios que pueden de la ciudad. El precio de la cerveza es de 15-45 Dirhams (1’5 – 4’5 euros), el de los cócteles 50 Dirhams (5 euros) y sobretodo no dejar de probar los vinos de la tierra; como el Guerrouane y el Amazir.

Una vez dentro, Hadmed tarda menos de un minuto en dejarme allí tirado para irse con dos muchachas muy exuberantes, por lo que me pido una cerveza y decido tomarmela con la maravillosa compañía de mi mismo. Al cabo de un rato Hadmed vuelve acompañado de las dos muchachas para encasquetar-me a una de ellas, sólo hablan francés y árabe, por lo que el intento de comunicarme con ellas es bastante absurdo y ridículo. Por suerte en una de las mesas oigo a un grupo de gente hablar en castellano, no hace falta pensármelo dos veces para abandonar a Hadmed a su suerte y la incómoda situación en la que me ha metido.

Así es como conozco a Javi, Gema, Dudu y Adil, un español y 3 marroquíes de Melilla con los que me han echo vivir la mejor noche que he tenido nunca en Marruecos. Juntos, pasamos un rato fantástico compartiendo experiencias mientras degustamos incontables botellas de vino (olvidé la cuenta). En este tipo de locales es imposible hacer fotos. Hice una y en menos de un segundo tenía dos tiparracos encima exigiendo que la borrara. Así que olvidaros de hacer fotos en sitios donde se sirva alcohol.

Copa va, copa viene, decidimos terminar la noche desfasándonos al club Nuit Blanche del Hotel Zaki, una lujosa discoteca (y precios de escándalo) con una enorme piscina rodeada de palmeras. El lugar es increíble, al menos por lo que recuerdo…

Desde aquí quiero darles las gracias tanto a Javi, Adil, Gema y Dudu por la increíble noche que pasé junto a ellos y por acompañarme hasta el riad, se seguro que por mi mismo nunca lo habría encontrado. Al final poco podré disfrutar la suite, son las 6 de la mañana y en unas horas tengo que dirigirme hacia  Moulay Idríss y Volubilis, pero eso será en otro post!

Anuncios
Categorías: Marruecos | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

VIAJAR CODE: Verónica

Viajes y aventuras de Fofi

A %d blogueros les gusta esto: