Día 2: Shinjuku, Harajuku, Shibuya y Roppongi

Hoy empiezo el día muy pronto, alrededor de las 6 de la mañana ya estoy de camino a la estación del metro más cercana, pues la ides es intentar visitar 4 de los barrios más importantes de Tokio; Shinjuku, Harajuku, Shibuya y roppongi. Lo primero que tengo que hacer es coger la línia Yamanote desde el barrio de Ueno hasta Shinjuku, tengo una media hora más o menos de trayecto. 

barrios-de-tokio1

La línia Yamanote es quizá la línia más importante de Tokio. A diferencia del metro, esta línia es la que todo el mundo conoce como tren regional de toda la vida. Vamos, que no es subterráneo. Y es tan usada simplemente por qué pasa por casi todas las estaciones más importantes de Tokio, circulando en un circulo continuo, por lo que si llega el caso de que uno se queda dormido en el tren (cosa nada rara en Tokio), volverías a tu estación de salida una vez completada la ruta.

Línia Yamanote

Línia Yamanote

Una vez pongo los pies en Shinkuju, me doy cuenta que esto no tiene nada que ver con el barrio de Ueno o Akihabara. La estación es una extensión laberíntica enorme, llena de tiendas, sitios de entretenimiento y puestecitos de comida. Como no vayas muy atento a los letreritos de las estación, no sales de allí en la vida. Por eso se ha ganado el título a la estación más transitada, no solo de Japón, si no del mundo. Cada día pasan por sus andenes más de 3 millones y medio de personas! Que burrada, para poder comparar y hacerme una idea de la cantidad de gente que pasa al día por aquí, 3 millones y medio de personas es la mitad de la población en Cataluña.

Shinjuku es sin duda el distrito financiero de Tokio. Y junto a Shibuya, también es el barrio más cosmopolita y vivo (sobretodo al anochecer).ugar Al primer l que me dirijo, y que todo turista tendría que tener en sus preferencias, es el Edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio.

Edificio del Govierno Metropolitano de Tokio

Edificio del Govierno Metropolitano de Tokio

También conocido como Tocho (dicen que por su forma de ladrillo, oO?), es el Ayuntamiento de la ciudad. Tiene dos torres de 243 metros de altura. Y si punto fuerte es que en lo alto de cada torre, tiene un mirador totalmente gratuito. Solo tengo que pasar por un control de seguridad para subir al ascensor que me llevará a la planta 45. El observatorio de la torre norte está abierto normalmente hasta las 11 de la noche, por lo que es perfecto para contemplar la ciudad iluminada.

DSC_0085 DSC_0084

El motivo por lo que recomiendo ser una de las primeras visitas en un viaje a Japón, es porqué en la segunda planta hay una oficina de información turística donde poder coger mapas e información de cualquier barrio, totalmente gratuito y en castellano! Se agradece un montón. Ya con toda esta información, uno ya puede ir haciéndose un planing sobre la marcha.

Justo detrás del Ayuntamiento está el parque central de Tokio. Es agradable pasear por él si uno quiere ver algún pequeño templo o alguna estatua pero, para mi, como visita es poco recomendable si se tiene poco tiempo, pues parques como Gyoen o Yoyogi son mucho mejores.

Parque Central

Parque Central

El parque tiene alguna cosa bonita

El parque tiene algún santuario bonito

Caminando me dirijo al Shinjuku Gyoen. Este parque del periodo Edo (y este sí vale la pena), con sus casi 60 hectáreas, dispone de 3 espacios diferenciados; El jardín japonés (lleno de estanques, islitas y puentes de piedra), el jardín Inglés (con grandes explanadas de césped que recuerdan a los parques ingleses), y el jardín francés (con preciosas rosaledas).

DSC_0100 DSC_0101 DSC_0109 DSC_0117 DSC_0121 DSC_0119

Estad atentos, sobretodo en donde metéis el cabezón, pues el parque está infectado de arañas y antes de que os deis cuenta habréis metido las narices en alguna telaraña, como he echo yo… Aparte de que les tengo fobia a estos bichitos, allí las arañas tienen el tamaño de mi mano (quizá exagero un poco), pero son más grandes que lo que se acostumbra a ver en mi pueblo. Y los colores que tienen precisamente no indican algo bueno. Y eso no es lo peor… Y que decir, para un cobarde aracnófogo como yo, encontrarse cientos de ellas en un mismo sitio es la peor de sus pesadillas. Pues no hay cientos, hay más!!! Están todos los parques de la ciudad infectados de estás arañas, la virgen!

La bicha asquerosa

La bicha asquerosa

El precio para entrar es de 200 yenes (un euro y medio). Y por vuestra vida, llevad anti-mosquitos, porqué a mi me jodieron vivo. Ah, y un lanzallamas, para las arañas.

Dejo Shinjuku atrás, pues lo único que me queda por ver aquí es el barrio coreano de Shin-Okubo, el barrio rojo de Kabukicho y Golden Gai, barrios que los dejaré para otro día por la noche, que es cuando hay mejor ambiente.

Desde aquí, en un paseo agradable de apenas veinte minutos llego a la entrada norte del parque Yoyogi, en el barrio de Harajuku.

Tori en el parque Yoyogi

Tori en el parque Yoyogi

Este parque es uno de los más grandes de la ciudad y uno de los más animados los domingos (¡hoy es domingo!). Así que intentad dejar esta visita para un domingo que, a pesar de que encontraréis mucha más gente que cualquier otro día, creo que el ambiente merece la pena. Pues aquí se encuentran los Rockabillys, una tribu urbana rockera. Y los Otaku, una tribu urbana… algo más friky.

Una vez dentro del parque, me dirijo al santuario Meiji, el santuario sintoísta más famoso de todo Japón.

Santuario Meiji

Santuario Meiji

DSC_0143 DSC_0148 DSC_0142

En su interior, se celebra algo, como no tengo ni idea de lo que celebran no voy a inventármelo pues metería la pata seguro. No sabría como explicarlo para que os hagáis una idea de lo que ocurre… Había muchos japoneses vestidos con trajes tradicionales que formaban de espaldas a la gente y se quedaban quietos allí, sin más, sin hacer nada, durante mucho rato. No se el tiempo que estarían porque después de un cuarto de hora esperando allí como un panoli, me fui. Eso sí, un tipo que le daba al tambor como si le fuera la vida en ello mantenía todo el tiempo el ambiente en tensión, como si en cualquier momento fuera a pasar algo… Sin pasar nada.

los que les gusta esperar de pie

Los japoneses que se quedaron inmóviles

el tipo del tambor

el tipo del tambor

Sigo recorriendo el parque hasta que me canso de ver Otakus, y salgo por la salida sud que desemboca en Takeshita Street, una calle muy famosa por sus tiendas donde tienen los vestidos más horteras y estrafalarios que uno pueda imaginar. Una de las cosas que me ha llamado mucho la atención, es que a pesar de la aglomeración de gente que hay, es difícil llegar a darse algún codazo con alguien. Los japoneses en general, deduzco que tienen una habilidad innata en escurrirse entre la gente sin rozarse. 

DSC_0158 DSC_0160

Una de las cosas por las que vale la pena venir a Takeshita, es por sus famosas Crêpes. Son enormes, baratas, y las hay de todos los sabores y colores. Me atrevo a decir que nunca he probado crêpes iguales, y mira que he probado crêpes de todos los sabores, incluso en Francia, pero como estas ninguna. Yo me he pedido una crêpe de tarta de queso, con nata y fresas, y con una bola de helado de queso dulce encima. Orgasmo gastronómico.

Esto si son crêpes !

Esto si son crêpes !

Aparte de las crêpes, también se pueden probar las nubes de azúcar y los helados, o cualquier dulce en general. Vamos,que si uno es un goloso del chocolate o de cualquier postre, está es tu calle.

DSC_0168 DSC_0166

En paralelo a esta calle, está Omotesando, una avenida arbolada y la más famosa de Harajuku por sus tiendas de alto estanding, como Channel o Dior. Dicen que normalmente es una calle muy tranquila, yo en cambio me encuentro con un festival que podría pasar perfectamente por un carnaval. Aquí todo el mundo va disfrazado y baila. Que locura!

DSC_0180 DSC_0177

El ambiente que se vive aquí es increíble. Es curioso como cambian los japoneses al día a día a como los ves en sus días festivos. Pasan de ser la timidez personificada, a ser las personas más desvergonzadas y extrovertidas que he conocido nunca.

DSC_0150

Sigo la ruta a pie, caminando siempre dirección sud hasta que, sin querer, me tropiezo con el barrio de Shibuya. Shibuya es sin duda uno de los barrios con más ambiente de Tokio. Sobretodo lo recomiendo al anochecer, cuando sus neones se iluminan y sus calles cobran vida.

DSC_0202 DSC_0201

Aparte de ser el barrio preferido por los turistas para alojarse (por su increíble ambiente nocturno y situación), también lo es por su paso de peatones, llamado más correctamente Crossing de Hachiko. Es el cruce de peatones más famoso y transitado del mundo. Este cruce, se compone de cinco pasos de peatones sincronizados, lo que significa que cada vez que se abren los semáforos, una marea humana invade el asfalto convirtiendo el lugar en una batalla campal de paraguas (en el caso de que llueva).

DSC_0190 DSC_0193 DSC_0196

Uno de los mejores lugares para ver el espectáculo callejero es desde el gran ventanal del Starbucks que hay en el edificio principal del cruce. No hace falta consumir nada para poder verlo desde allí.

Justo al lado del cruce, junto a la estación de metro, encontramos la estatua del perro Hachikô. La estatua fue levantada para conmemorar su fidelidad, pues cuenta la historia que el perro después de la muerte de su dueño, durante 10 años siguió visitando la estación a esperarlo. Otras fuentes más documentadas indican que solo iba a la estación porqué los vendedores le daban de comer considerablemente bien. Lo siento por joderos la historia. Aún así, quien no haya visto la película “Siempre a tu lado Hachiko”, ya está tardando.

Hachikô

Hachikô

A estas alturas ya tengo los pies echos papilla, así que para ir a Roppongi cojo el metro, y en un santiamén estoy allí.

Según dicen Roppongi es el barrio más marchoso y animado de la ciudad. Y donde viven la mayor parte de los extranjeros. Me he llevado un chasco enorme con este barrio, pues por supuesto ni de lejos considero que es de los más animados (marchoso quizá si, por sus discotecas), pero el ambiente japonés que hay por toda la ciudad aquí es inexistente. Aparte de ser un barrio repleto de restaurantes y gente no japonesa, pasear por la noche es un verdadero infierno, pues cada veinte metros te salen al paso hombres para venderte cualquier tipo de droga, y por mucho que digas que no, son muy insistentes. Incluso te siguen hasta llegar a sentirte muy presionado. Justo cuando te desprendes de uno, te aparece otro a la siguiente esquina. Horrible.

Lo único por lo que recomiendo acercarse a este barrio es para ver la Torre de Tokio, una copia de la torre Eiffel que en su parte superior tiene un mirador. No he subido, porqué aparte de ser un poco caro (sabiendo que hay otros miradores mejores), no vale la pena subir con esta lluvia, si algún día sale el sol, quizás me lo pienso.

Pero una vez vista la torre, huid de este barrio. Por lo contrario, si lo que os gusta es estar solo con gente occidental, bares que para nada tienen que ver con izakayas, discotecas, y restaurantes que incluso la cocina japonesa parece echa en Barcelona. Este es vuestro sitio

Aquí ya no tengo nada más por ver. Así que vuelvo a Ueno que, para mi, es el mejor barrio donde salir y cenar por la noche (sobretodo por los alrededores de Ameyoko). Después disfrutaré de la ducha que me he merecido (según Google Maps he caminado 34 km!). Mañana seguro que será un día cargado de más sorpresas!

Lo mejor del día:

  • El edificio Metropolitano del Gobierno de Tokio, por tener un mirador completamente gratis y un puesto de información en castellano (también gratis).
  • Shinjuku Gyoen, parque precioso, repleto de jardines de diferentes tipos y templos.
  • El barrio de Harajuku en general. Tiene joyas como el parque Yoyogi (ambientazo los domingos) y el templo Meiji.
  • Las crepes de Takeshita Street.
  • Shibuya, su crossing y la estatua del perro Hachikö.

Lo peor del día:

  • Parque Central de Tokio (justo detrás del edificio Metropolitano del Gobierno de Tokio), no tiene nada de interesante.
  • Las arañas… Fuego purificador!!! :S
  • Omotesando, si no hubiera coincidido con ese espectáculo carnavalesco, se queda en poco más que una calle para comprar ropa cara.
  • Roppongi, barrio sin encanto, 100% turistas y lo peor de todo, el único lugar de todo Tokio donde he visto gente siguiéndome para venderme droga.
Anuncios
Categorías: Japón | Etiquetas: , , , | 3 comentarios

Navegador de artículos

3 pensamientos en “Día 2: Shinjuku, Harajuku, Shibuya y Roppongi

  1. Osti si hubiera sabido que ibas a Roppingi por la noche y solo (no en pareja) t elo hubiera advertido!! considerable la mafia esta de los clubs que no paran de perseguirte hasta de forma algo “violenta”.
    Desde mi punto de vista no es buen ambiente no…mejor salir por shibuya.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

VIAJAR CODE: Verónica

Viajes y aventuras de Fofi

A %d blogueros les gusta esto: